Reciclar puede ser un arte

Muchos sabéis que Siberia es una de los ecosistemas más bonitos, gélidos y especiales de nuestro planeta. Olga Kostina, de Rusia, una pensionista del pueblo de Kamarchaga en la taiga de Siberia, parece ser que sí lo sabe y no va a permitir que ensucien con plástico, el bello paisaje que la ha visto crecer.
Con gusto y paciencia, Olga Kostina ha decorado su sencilla casa de madera con artísticos estampados elaborados con casi 30.000 tapones de botella.
Un ejemplo más de que reciclar, puede ser un arte.

You may also like

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *